Cirugía de la Obesidad HM Delfos

La cirugía de obesidad mórbida cirugía bariátrica es la especialidad de la cirugía que se dedica al estudio y tratamiento de la obesidad con IMC igual o superior a 40, o igual o superior a 35 con enfermedades asociadas, como la diabetes. Desde el servicio de cirugía de obesidad mórbida se tratan las siguientes patologías:

Obesidad mórbida

Obesidad mórbida, obesidad extrema u obesidad de clase III son términos para designar una enfermedad de tipo crónico que consiste en que la persona que la padece se halla entre un 50 y un 100% por encima de su peso ideal, debido a un exceso de tejido adiposo, grasas.

La obesidad mórbida puede observarse teniendo en cuenta el Índice de Masa Corporal (IMC). El IMC se calcula dividiendo el peso en kg entre la altura.  Un valor superior a 35-40 en esta escala indicaría este tipo de obesidad. 


Causas

Las causas más frecuentes de la obesidad mórbida son los antecedentes familiares, el consumo excesivo de calorías, los trastornos tiroideos y la falta de actividad física. 

Como factores de riesgo encontramos también la edad avanzada, el embarazo, dejar de beber o fumar, la falta de sueño o algunos estados psicológicos como el estrés, la depresión o la ansiedad, al comer de forma compulsiva. 


Síntomas

El síntoma principal y más apreciable de la obesidad mórbida es la acumulación progresiva y excesiva de grasa. 

Otros síntomas pueden ser la dificultad para respirar, sensación de ahogo, apnea del sueño, dolor articular o sudoración excesiva, debido a la presión de la grasa en diversas estructuras corporales.


Efectos

La obesidad mórbida, además de generar estos síntomas también puede producir diversas comorbilidades, es decir, otras enfermedades o trastornos tales como:

● Diabetes.

● Hipertensión

● Problemas cardiovasculares y cerebrales.

● Mayor riesgo de ciertos cánceres como el de mama o el de colon.

● Osteoartritis.

● Hipoxemia (descenso de los niveles de oxígeno en sangre). 


Diagnóstico

El diagnóstico de la obesidad mórbida se realizará mediante una serie de exploraciones y pruebas.

En primer lugar se estudiará el historial clínico del paciente y sus antecedentes, tanto personales como familiares para identificar posibles causas.

A continuación se realizará una exploración física, seguida del cálculo del IMC y la toma de la medida de la circunferencia de la cintura.

También se podrán realizar analíticas sanguíneas para identificar diabetes u otras patologías que puedan causar el aumento de peso.


Tratamiento

Generalmente siempre se recomienda en primer lugar realizar dietas específicas de la mano de un experto nutricionista, unido a la realización de ejercicio físico.

En los casos más extremos, o en los que la dieta y el ejercicio no son suficientes, se procederá a la intervención quirúrgica. Existen las siguientes vías de actuación:


Balón intragástrico

El balón gástrico es un método efectivo, mínimamente invasivo, e indoloro para la pérdida de peso, con una media de entre 12 y 20 kg de pérdida.

Consiste en una primera búsqueda de posibles lesiones estomacales mediante endoscopia y seguidamente la introducción de un globo de silicona en el estómago mediante, el cual se rellena con una solución salina para inflarlo. Esta intervención dura entre 15 y 20 minutos y no precisa de hospitalización.

Una vez el balón se encuentra hinchado, este limita la capacidad estomacal, ya que ocupa entre un 30 y 40% del espacio del estómago.

El balón gástrico, al reducir la capacidad del estómago para almacenar los alimentos, provoca mayor saciedad, por lo que el paciente reduce su consumo calórico y mejora sus hábitos de alimentación.

El balón intragástrico puede retirarse entre 6 y 12 meses después de su colocación.

Hay que tener en cuenta que el balón gástrico es una opción para producir pequeñas pérdidas de peso, o actuar como preparación para otros tratamientos. 

Cuando se refiere que el balón no ha funcionado, se debe tener en cuenta sus posibilidades, pero también que su éxito depende asimismo del equipo médico y del compromiso del paciente.


Bypass gástrico

El bypass gástrico o bypass gástrico en Y de Roux, es un procedimiento quirúrgico para la pérdida de peso que consiste en la creación de un saco desde el estómago y conectarlo con el intestino delgado. Por esto, también es denominado cirugía de derivación gástrica.

Este procedimiento, de tipo mixto, es decir restrictivo y malabsortivo, es el más utilizado y contribuye a conseguir una pérdida de entre el 60 y el 70% del peso excesivo. 

Al conectar el saco del estómago con la parte media del intestino delgado, se reduce el tamaño útil del estómago y se disminuye la absorción de los alimentos.

Al espacio estomacal reducido, que produce saciedad precoz (restricción), se le añade el hecho de que los alimentos digeridos no pasan por el estómago ni el duodeno, por lo que se reduce la asimilación de los nutrientes (malabsorción).

Esta intervención puede realizarse mediante cirugía abierta o mediante laparoscopia, siendo esta última la más escogida por su efectividad y riesgos casi inexistentes.

Al igual que otras cirugías abdominales o digestivas, los riesgos de este procedimiento son los siguientes: 

● Sangrado y/o coágulos sanguíneos.

● Infección.

● Reacciones adversas a la anestesia.

● Problemas respiratorios.

● Pérdidas en el aparato digestivo.

Los riesgos a más largo plazo de la intervención de bypass gástrico son:

● Diarrea.

● Náuseas y/o vómitos.

● Cálculos biliares.

● Hernias.

● Desnutrición.

● Hipoglucemia.

● Perforación estomacal.

● Úlceras.

● Obstrucción intestinal.


Tubular gástrico

También llamada gastrectomía tubular, gastroplía tubular, sleeve o manga gástrica, es una técnica quirúrgica restrictiva que consiste en reducir el tamaño del estómago, quedando la parte útil como un tubo o manga estrecho y largo y extirpando otra parte.  Esta intervención se realiza bajo anestesia general y por vía laparoscópica.

Con esta técnica se consigue reducir el tamaño útil del estómago, producir mayor saciedad pero sin afectar a la absorción de nutrientes, y disminuir la hormona que genera el apetito (Grelina).

Es una intervención irreversible con muy pocas complicaciones, con la que se puede llegar a perder entre el 60 y el 70% del peso excesivo.


Switch duodenal

El switch, o cruce duodenal, es una combinación de dos técnicas, el tubular gástrico y el bypass gástrico. La combinación de estas dos técnicas cuenta con un componente restrictivo (tubular gástrico) y un componente malabsortivo (bypass gástrico).

Mientras que gracias al tubular gástrico, se consigue introducir menos alimentos en el estómago, por la parte del bypass gástrico, se divide el intestino delgado en dos segmentos.

Uno de los segmentos actúa como canal digestivo, mientras que el otro actúa como canal biliopancreático, aportando la bilis y las enzimas para realizar la digestión. Estos dos canales se unen en un punto común, y al ser más cortos, producen una reducción en la absorción de los nutrientes.

Esta técnica puede permitir una pérdida de peso de hasta el 80% del peso excesivo en dos años. 


Método Apollo

El método o sistema Apollo es un sistema de reducción de estómago mediante vía endoscópica. 

Esta técnica consiste en realizar suturas internas en la pared estomacal para reducir su capacidad, evitar su distensión, y conseguir un enlentecimiento del vaciado gástrico, produciendo saciedad precoz.

Esta técnica puede repetirse y además de mantener la anatomía del estómago y ser poco invasiva, es muy segura y presenta mínimas complicaciones.

Es una intervención indolora, con rápida recuperación y que puede permitir la pérdida de hasta el 60% del peso excesivo en dos años.


Diabetes mellitus

La Diabetes mellitus es un conjunto de trastornos metabólicos que tienen en común producir una concentración elevada de glucosa en sangre. Esta acumulación puede deberse a distintas causas como un defecto en la producción de insulina o un aumento de la producción de glucosa, entre otras.

La Diabetes mellitus puede generar problemas derivados a lo largo del organismo, como retinopatía diabética (problemas en la retina que pueden conducir a ceguera), nefropatía diabética (problemas renales), amputaciones o problemas cardíacos.

La Diabetes mellitus puede clasificarse en tres tipos principales, tipo 1, tipo 2 y gestacional. La Diabetes mellitus de tipo 2 es la más frecuente, siendo esta la diagnosticada en entre un 90 y un 95% de los casos.

Su prevalencia es mayor en personas mayores de 40 años y con obesidad.


Causas

La Diabetes mellitus tipo 2 (DM2) se produce por una resistencia a la insulina o una deficiencia de esta en comparación a los altos niveles de glucosa en sangre. A medida que la enfermedad avanza, el páncreas puede fallar en su producción. 


Síntomas

La Diabetes mellitus de tipo 2 puede producir los siguientes síntomas:

● Polidipsia (Aumento de la sed).

● Poliquiuria (Micciones frecuentes).

● Aumento del apetito.

● Pérdida de peso involuntaria.

● Fatiga.

● Visión borrosa.

● Llagas que tardan en sanar.

● Infecciones frecuentes.

● Piel oscurecida en cuello y axilas.


Diagnóstico

El diagnóstico de la Diabetes mellitus tipo 2 se realiza mediante prueba de hemoglobina glicosada, examen aleatorio de azúcar en sangre y examen de azúcar en sangre en ayunas, así como prueba de tolerancia a la glucosa oral. 


Tratamiento

El tratamiento de la Diabetes mellitus tipo 2 se basa principalmente en la combinación de una alimentación sana, ejercicio físico, tratamiento con insulina o fármacos y controles del azúcar en sangre.

Si se padece Diabetes mellitus de tipo 2 y el IMC es mayor de 35, el paciente podrá ser candidato a la cirugía bariátrica (para la pérdida de peso).

Se aprecian mejoras en los niveles de azúcar en sangre en las personas que se someten a este tipo de operaciones, sobretodo en aquellas intervenciones en que se deriva una porción del intestino delgado.


Superobesidad

En la clasificación de la obesidad, la superobesidad está clasificada como obesidad de tipo III y corresponde a la persona que presenta un IMC entre el 50 o 59 '9.


Equipo médico de Cirugía de Obesidad mórbida

El equipo de cirugía de obesidad mórbida está formado por:

El Dr. Cesar Ginesta i Martí, cuyo nombre está relacionado con la clínica HM Delfos desde su creación, puesto que la fundación de esta clínica reside en esta familia, es Director de Cirugía General y Digestiva de HM Delfos. Es especialista en cirugía de esófago, gástrica, colorrectal, de la pared abdominal, endocrina y hepatobiliopancreática.

Además, es especialista senior de Cirugía General y Digestiva en el Hospital Clínic de Barcelona. 

La Dra. Mans es especialista en obesidad mórbida y cirugía de obesidad mórbida en el Hospital de Mataró. 

El Dr. Bombuy es especialista en obesidad mórbida en el Hospital de Mataró. 

El Dr. Rafael Díaz del Gobbo es especialista en cirugía de urgencias, cirugía  esófago-gástrica y obesidad mórbida en el Hospital de Manresa.


¿Por qué realizarse una cirugía de obesidad mórbida en HM Delfos?

En HM Delfos nos diferenciamos de otros equipos médicos por la valoración específica y profunda de cada caso y la atención nuestros pacientes:

● Valoración personalizada

Valoramos cada caso de forma específica, realizando la valoración prequirúrgica de cada caso planteado, y realizando una discusión en el comité específico de cada patología.

● Seguimiento 24/365

Visitamos y realizamos seguimientos a nuestros pacientes de forma presencial o telefónica, incluso en fines de semana y festivos, estando disponibles para el tratamiento de cualquier complicación en el momento en que ocurre. Estamos disponibles las 24 horas, los 365 días.

● Equipo especializado en cirugía de obesidad mórbida 

Trabajamos con equipos especializados de cirujanos bariátricos y especialistas encodrinólogos, nutricionistas, entrenadores personales y psiquiatras. 

● Pruebas diagnósticas innovadoras

Solicitamos gran cantidad y variedad de las más innovadoras pruebas diagnósticas y trabajamos con la última tecnología, además de apostar por técnicas conservadoras. 

● Equipo de seguimiento 

Además de la cirugía, aportamos al paciente todos los recursos para evitar la recuperación de peso y conseguir su bienestar completo. Ponemos a su disposición todos los profesionales necesarios para darle apoyo en el proceso de recuperación y de consecución de sus nuevos hábitos. 

● Presupuestos cerrados y no abusivos.

La cirugía bariátrica suele ser una rama de la cirugía con presupuestos altos. En nuestra clínica ofrecemos presupuestos cerrados, sin abuso.


Preguntas frecuentes sobre la Cirugía de la Obesidad HM Delfos

> Descubre más información sobre nuestro Servicio de Cirugía General y Digestiva HM Delfos



​​​​​​​ Cirugía de la Obesidad HM Delfos

  • Teléfono: 93 254 50 50
  • Horario: 

> Lunes a jueves: 08:00-19:00h

> Viernes: 8:00-15:00h




> Preguntas Frecuentes

¿Cuánto peso puedo perder con una cirugía de obesidad?

​La pérdida de peso tras una cirugía de obesidad dependerá del tipo de intervención llevada a cabo así como el seguimiento del paciente, es decir, su compromiso con los hábitos y tratamientos de apoyo posteriores, como el seguimiento de una alimentación sana y el ejercicio físico. 

¿Qué sucede con el azúcar en sangre tras la operación?

Las intervenciones para la obesidad tienen buenos efectos en el control del azúcar en sangre. Tras la intervención muchas personas dejan de padecer problemas de este tipo o estos se reducen, ya que en los casos de obesidad, se produce mayor resistencia a la insulina, y el páncreas debe trabajar en mayor medida para controlar la glucosa.

A menor peso y grasa, la insulina producida por el páncreas es más capaz de hacerse cargo de la glucosa en sangre.

¿Qué sucede con la tensión arterial tras la operación?

​La tensión arterial y la obesidad van relacionadas en el sentido de que a mayor peso mayor tensión arterial, debido esto a la resistencia a la insulina, a la retención de socio y al incremento del gasto cardíaco. Al reducirse el peso, todos estos factores se reducen y la tensión arterial se normaliza.

¿Qué sucede con la piel sobrante tras una operación de obesidad?

Tras una operación bariátrica se produce una gran pérdida de peso. Con ello se elimina la grasa excesiva, pero la piel se ha dilatado a causa de esto, por lo que es muy importante actuar cuanto antes en tonificar el cuerpo.

Para evitar que tengamos demasiada piel sobrante es importante realizar ejercicio tonificantes, consumir proteínas, tomar suficiente agua y evitar bebidas alcohólicas y/o azucaradas.

Si no es posible acabar con la piel flácida se podría valorar la posibilidad de realizar cirugía reconstructiva.

¿Cuándo puedo empezar a hacer ejercicio tras una operación bariátrica?

El ejercicio físico es uno de los hábitos indispensables para mantener lo conseguido tras una operación bariátrica. Durante los primeros 10 días tras la operación es muy frecuente el sentirse muy cansado, por lo que no se deberá realizar esfuerzos, sino dar pequeños paseos.

La vuelta a la realización de las actividades normales podrá realizarse a partir de las 2 semanas o un mes. Es importante sin embargo, que se realicen despacio, sin forzar y sin tomar pesos.

Tras el primer mes se podrá llevar a cabo más ejercicio físico, sobre todo cardio y a partir del sexto, se podrá aumentar la intensidad de la actividad física, así como la frecuencia.

Contar con un entrenador personal será de mucha ayuda para seguir los pasos adecuadamente.

¿Cuánto tiempo dura el ingreso tras una operación bariátrica?

​La estancia hospitalaria puede ser entre 2 y 7 días, aunque ello siempre depende de la gravedad del caso, las características del paciente y si han habido o no complicaciones. En los casos de introducción de balón gástrico no es necesaria la hospitalización.

¿Cómo es la anestesia en una cirugía de obesidad?

​La anestesia en este tipo de operaciones, por su riesgo, es prácticamente una subespecialidad quirúrgica. La anestesia en estos casos es general, y el anestesiólogo en primer lugar realizará una valoración de las posibles enfermedades del paciente. Una vez en el quirófano, el anestesiólogo utilizará los diversos fármacos de forma individualizada y teniendo en cuenta factores como el peso del paciente. 

¿Es mejor operarse antes de la rodilla o de la obesidad?

​Dependerá de cada paciente. La pérdida de peso, si está consolidada en el momento de la intervención de rodilla, facilitará la recuperación de la misma y la disminución de complicaciones derivadas del exceso de peso. 

¿Qué es una hernia interna?

​Se trata de una complicación propia del bypass gástrico y otras técnicas derivativas. Al modificar el circuito intestinal quedan unos ojales en el meso que se comportan como anillos de hernias. Es ahí donde se coloca el intestino y se puede producir un estrangulamiento. Conocer esta posibilidad es esencial en los grupos que nos dedicamos a la obesidad mórbida. Es fundamental sospechar esta complicación para poder diagnosticarla ya que externamente no es evidente. El retraso en el diagnóstico de la misma puede llevar a complicaciones graves. 

¿Me pueden operar una hernia umbilical a la vez que de obesidad? ¿Y si tengo una hernia de hiato?

El tratamiento quirúrgico de las hernias de la pared abdominal de forma simultánea a una cirugía bariátrica está aún en debate, ya que algunos expertos defienden la realización de ambas cirugías y otros recomiendan el tratamiento de las hernias tras la pérdida de peso. 

Sin embargo, cabe destacar que una hernia puede complicarse en el postoperatorio de una cirugía bariátrica y que en algunos casos, como la introducción del balón gástrico, se consideran incompatibles. 

¿Es peligrosa la obesidad con el covid-19?

Se tiene constancia de que cerca del 80% de los pacientes con casos graves de covid-19 presentan alguna forma de obesidad, lo que sitúa a la obesidad como un factor de riesgo o para infectarse de este virus, sino para que sus efectos sean más graves.

Esto podría deberse a que la obesidad está muy asociada a comorbilidades, afectando sobre todo a los sistemas respiratorio, cardiovascular e inmunitario. 

¿Qué pruebas hacen falta para operarse de obesidad? ¿Por qué debo ir a un endocrino, un psiquiatra y un nutricionista antes de operarme?

Para valorar si se es candidato una operación bariátrica, el paciente deberá enfrentarse inicialmente a un amplio estudio llevado a cabo por expertos de diversos ámbitos pero que tratan la obesidad de manera interdisciplinar.

En primer lugar, se deberá acudir a un endocrinólogo para saber si existen contraindicaciones de la cirugía, si el paciente presenta irregularidades nutricionales, y que posibles causas tiene la obesidad.

El especialista también realizará una toma de medidas antropométricas y llevará a cabo estudios analíticos.

A continuación, se tendrá cita con un nutricionista, que será el encargado de guiar el plan de alimentación tanto en la fase previa a la operación como tras la operación, con el objetivo de que el peso se mantenga.

Finalmente, fuera de la valoración quirúrgica para valorar cómo se llevará a cabo esta, el paciente deberá citarse con un psicólogo o psiquiatra, que será el encargado de ofrecerles apoyo emocional durante el proceso y guiar sus hábitos, además de valorar si existe alguna tendencia de aire psicológico que influya en la obesidad.


¿Qué es una dehiscencia de sutura?

​Una dehiscencia de sutura se describe como una desunión de tejidos que han sido unidos artificialmente mediante suturas. Su origen se debe a la falta de cicatrización de los tejidos por diferentes motivos, lo que produce una separación de los bordes de esta y contribuye a la fuga del contenido orgánico interior. Suelen hacer referencia a las suturas realizadas en el aparato digestivo y puede comportar complicaciones graves. 

Subir arriba